Ubicación: San Pancho, Nayarti (México)
Receptores de la ayuda: Espacio cultural
Ayuda: Remodelación salón usos múltiples

De nuestra labor en la cocina comunitaria Burrito Piñata nos tocó participar en las famosas pizzas de los jueves, realizando el armado de mesas, decoración, preparación de comida y ofrecimiento de la misma. Un espacio súper buena onda que contaba hasta con dj y en el cual todos los participantes trabajan voluntariamente. De repente, llegando algo tarde, hizo aparición el famoso Federico "Chupete" LLanes, pizzero oficial del evento. Nos pusimos a conversar un poco de todo y es ahí donde nos cuenta que necesitaba voluntarios para remodelar la Bodega Teatro, un espacio cultural increíble, y sentimos que podríamos darle nuestro apoyo.

Su buena vibra, su manera respetuosa pero directa, una invitación a su casa y un gran aprecio por nuestro proyecto nos motivó a poner nuestra fuerza de trabajo a su disposición. La bodega teatro es un espacio para artesanos locales y extranjeros. Ofrece a la comunidad clases de yoga, meditación, capoeira, conciertos, sesiones de cine, actividades para niños, entre otras varias actividades que lo hacen único en el pueblo y que pocas veces hemos visto. Todo ahí es a "pulmón", todos ponen lo mejor de si mismos para fomentar el arte inclusivo.

Previamente habíamos asistido a un concierto de música balcánica que nos dejó boquiabiertos por su montaje, buen sonido y precios súper económicos ( bebidas al costo y tickets a 100 pesos). ¿Por qué decimos esto? hemos asistido a muchos recitales, obras de teatro y eventos culturales en nuestras vidas. Encontrando mayormente el lucro por encima del espectáculo y la divulgación cultural. Ahí, en la Bodega Teatro, encontramos gente que lo hace por amor, profesionalmente y sin tener la necesidad de sacar grandes beneficios económicos, sino más bien con el fin de lograr tener un espacio cultural auto gestionado y financieramente sustentable. Entonces bueno, manos a la obra!

Acción

Se venía en una semana un festival de Swing realizado por locales y viajeros, teniendo la necesidad de acondicionar una de las sala, la más grande del espacio. Hacía unos años que no se realizaba mantenimiento por falta de recursos físicos y económicos.

Entre unos diez voluntarios nos pusimos primero, a limpiar a fondo el lugar, segundo pintar todas las paredes y por último y más complejo, lijar, pulir y lustrar el piso donde iban a danzar los artistas. Fueron 4 días de trabajo en los cuales compartíamos buena música, mucho sudor por las altas temperaturas, pero sobretodo, buenas energías.

Dos artesanos itinerantes se encargaron de pintar un mural que quedó hermoso. A cambio de nuestra ayuda, nos ofrecieron estacionar nuestra camioneta, utilizar los baños cuando lo necesitásemos, riquísimas frutas y algunas cervezas que sobraban de eventos pasados. Por suerte y con mucho esfuerzo, se logró terminar a tiempo y el festival fue todo un éxito.

Retorno

La verdad, fue una experiencia hermosa ya que nos encanta el arte y poder ayudar a un espacio auto gestionado. Nos llenó el alma.
Las personas que conocimos nos dieron muchas ideas para nuestro proyecto, aprendimos a lijar pisos con máquinas, valorar el esfuerzo que hay detrás de los eventos culturales sin financiamiento, trabajar en equipo más allá de individualismos y pasar momentos bárbaros llenos de energías empáticas.

Sobre las donaciones.

Todos los fondos recibidos se usarán única y exclusivamente para el desarrollo y participación en proyectos solidarios y acciones de cooperación.

No precisamos gastos de alojamiento, dado que dormimos en nuestro vehículo, así como tampoco gastos de alimentación pues forma parte del intercambio de nuestras acciones.

Ayúdanos a ayudar Dona ahora

Suscríbete.

Déjanos tu correo y te enviaremos puntualmente todos los contenidos que vayamos generando durante nuestra ruta

Dona ahora

¡Gracias por ayudarnos!

Cantidad

Dona ahora

¡Gracias por ayudarnos!

Cantidad