Ubicación: San Pancho, Nayarti (México)
Receptores de la ayuda: Comedor comunitario
Ayuda: Cocina

Conocimos a Rodri en una marcha feminista bajo el lema "Yo si te creo", fue justo al segundo día de llegar a San Pancho. Poco tiempo atrás, una chica había sufrido una agresión machista y gran parte del pueblo salió a la calle a darle su apoyo incondicional. Como tristemente suele pasar en estos casos, no solo aquí sino en todo el mundo, la justicia no reconoce ni apoya a las víctimas de esta lacra social a no ser que esté filmado, fotografiado, escaneado con rayos X y reconocido por el agresor, su familia, amigos y Zinedine Zidane.

Cuando llegamos a San Pancho muchas de nuestras expectativas, como suele pasar con las expectativas, se vinieron abajo: Esperábamos encontrar un pueblo comunitario y participativo en labores sociales pero nos encontramos con una hermosa playa llena de palapas y mesas de restaurantes, donde turistas extranjeros y locales consumían mientras algún que otro hotel en construcción decoraba la primera línea de playa. Así que esa marcha feminista supuso un clavo ardiendo al que agarrarse. Estábamos contentos de empezar a sentir un poco de ese espíritu del cual nos habían contado por diferentes fuentes, íbamos a encontrar. Los promotores de la marcha habían llamado a concentrarse en el campo de fútbol del pueblo y la idea era partir de ahí y recorrer la avenida Tercer Mundo hasta el popularmente llamado Malecón, una placita que suponía el final de la céntrica calle y el principio de la "turística" playa sanpanchera.

 

Así que ahí nos dirigimos, nosotros ya sabíamos de la existencia de Rodri, esa misma mañana nos habían informado que él era el encargado de Burrito Piñata, la cocina del Centro Comunitario Entre Amigos, el espacio social y formativo más popular del pueblo, pero por aquel entonces todavía no sabíamos mucho más sobre él, su cocina y el centro donde ésta estaba ubicada.

En cuanto llegamos lo vimos ataviado con el pañuelo rojo distintivo de la marcha y cargando a su hijo en brazos. Le saludamos, nos presentamos y con ganas de volver a ejercer el objetivo principal de nuestro viaje, nos ofrecimos para cualquier tipo de ayuda que pudiese necesitar. La verdad, no sabíamos bien si ese ofrecimiento iba dirigido a la cocina en concreto o al centro en general, pero en cualquier caso Rodri se había convertido en nuestro principal contacto dentro de lo que parecía ser, en esos momentos iniciales, el único espacio del lugar donde poder echar una mano o participar activamente de alguna acción solidaria. No fue ni muy largo ni muy intenso ese primer encuentro y no porque Rodri no nos atendiese con su característica sonrisa y buena energía, sino porque las circunstancias no daban para mucho más que hacerle saber de nuestro ofrecimiento. Hay que tener en cuenta que estábamos en el inicio de una marcha de protesta por algo muy serio y que también andaba con su hijo a cuestas. Por esos motivos nos emplazó a vernos al día siguiente en la cocina y así poder "platicar" más tranquilamente sobre que podíamos hacer. No nos cabe duda alguna que en ese momento, ni él ni nosotros sospechábamos cuan intensa, especial, linda y duradera iba a ser la relación que estaba a punto de generarse.

Acción

Tal y como habíamos quedado la noche anterior nos presentamos en la cocina de Burrito Piñata a la mañana siguiente, nos sentamos a conversar y le explicamos de nuestro proyecto de viaje. Rodri nos explicó que había fundado Burrito Piñata como comedor inclusivo hacia algún tiempo en Tepic (capital del estado de Nayarit) y que su objetivo era tener un comedor donde cualquiera pudiese comer más allá de su capacidad económica. En Tepic no acabó de funcionar y sin darse por vencido se mudó con su familia a San Pancho para arrancar el proyecto de nuevo. Como el objetivo es cocinar para todos y todas, la cocina tenía que ser vegetariana, no todo el mundo come carne pero sí que todos y todas comemos alimentos que crecen en la tierra, nos explicó.

Nos encantó el proyecto y la libertad del funcionamiento de ese lugar, no había jerarquías, la organización era totalmente horizontal y creativa: cada día los agricultores locales traen las verduras, frutas y hortalizas frescas; y entre todos se improvisa el menú que se ofrecerá durante la jornada, tanto desayunos como comidas. Todo fluyó de manera natural y antes de darnos cuenta ya estábamos detrás de la barra cocinando para niños y adultos, tanto trabajadores y trabajadoras del centro como visitantes o gente del pueblo.

 

También conocimos a María, la segunda integrante de Burrito Piñata que ya hacía algunos meses trabajaba mano a mano con Rodri. Así fue como se prolongó nuestra colaboración durante más de dos meses intensos y felices, llevando a cabo una de las labores más lindas que se pueden desarrollar, dar de comer a la gente.

Repercusión

Son muchas las cosas que nos llevamos de nuestro paso por Burrito Piñata y Entre Amigos: Ampliar nuestras capacidades culinarias, aprendiendo mucho sobre la increíble, rica e inacabable gastronomía Mexicana, sus gustos, materias primas, platos y recetas. Experimentar la bonita sensación de trabajar en un entorno laboral donde nadie está por encima de nadie y donde el respeto y compañerismo es lo que resalta por encima de egos e individualidades. También permitirnos la posibilidad de tener contacto directo con niños y niñas de distintas edades que nos regalaron mucho amor y felicidad. Conocer y forjar relaciones de amistad sinceras y duraderas con los trabajadores y trabajadoras del centro, después de casi tres meses compartiendo día tras día dejamos un montón de amigos y amigas a los cuales fue muy duro despedir.

Sobre las donaciones.

Todos los fondos recibidos se usarán única y exclusivamente para el desarrollo y participación en proyectos solidarios y acciones de cooperación.

No precisamos gastos de alojamiento, dado que dormimos en nuestro vehículo, así como tampoco gastos de alimentación pues forma parte del intercambio de nuestras acciones.

Ayúdanos a ayudar Dona ahora

Suscríbete.

Déjanos tu correo y te enviaremos puntualmente todos los contenidos que vayamos generando durante nuestra ruta

Dona ahora

¡Gracias por ayudarnos!

Cantidad

Dona ahora

¡Gracias por ayudarnos!

Cantidad