Ubicación: San Sebastián Río Hondo, Oaxaca (México)
Receptores de la ayuda: Escuela rural
Ayuda: Informática, Formación

Cuando nos llamaron para ir a ayudar a la escuela rural Ananda, en la sierra sur de Oaxaca, una sensación de alegría nos invadió a los tres. Veníamos de pasar diez días de trabajo y estrés en Querétaro reformando la Califata, a lo que podíamos otros tres días más de viaje hasta llegar a Mazunte, en la costa del estado mexicano. Allí no nos habían ido demasiado bien las cosas por diferentes motivos y después de deambular por algunas playas cercanas, recibimos un mail de Carolina invitándonos a conocer y ayudar en su escuela de San Sebastián Río Hondo. Respondimos que sí inmediatamente y salimos volando para la sierra. Al llegar, Carolina nos enseñó la preciosa escuela que, con mucho esfuerzo y cariño, había montado en ese aislado pueblo de montaña.

Bajando una de las cuestas más empinadas que recordamos haber bajado nunca, se encontraba lo que se podía definir como el paraíso educativo, ojalá hubiésemos podido iniciar nuestras andaduras escolares en un lugar así, pensamos los tres. La escuela había sido construida desde cero entre Carolina, su marido Osvaldo y algunos voluntarios. Se trataba de un complejo de casitas levantadas siguiendo las reglas de la permacultura y se notaba en cada rincón el amor que le habían puesto a todo. La educación que se impartía a niñas y niños, tanto de preescolar cómo de primaria, estaba basada en el modelo Montessori. Varias profesoras enseñaban a los jóvenes alumnos sus primeras lecciones de conocimiento en un entorno envidiable, rodeados de montañas y huertos .

Carolina tenía una necesidad imperiosa que al poco tiempo descubrimos era común en todo el pueblo, no había nadie para cubrir los números problemas informáticos que sufrían en su actividad diaria.

Acción

La escuelita contaba con 6 equipos portátiles que habían sido donados por alguien en algún momento y que tenían instalado Ubuntu como sistema operativo. Nadie había formado a las profesoras en el manejo de Ubuntu cómo usuarias y tampoco le estaban dando un uso más allá de lo estrictamente básico. Así que propusimos, por un lado hacer algunas charlas formativas y por otro montar una red local para que pudiesen compartir información y datos entre todas las computadoras o, por ejemplo, imprimir en red sin necesidad de conectarlas a la única impresora que tenía el centro.

Conseguimos un router y configuramos una red local donde añadimos los equipos, configuramos un sistema de carpetas compartidas y también añadimos la impresora en red. Cómo la escuela no tenia la posibilidad de recibir señal para la conexión a internet, ni si quiera había señal telefónica en todo el pueblo, todos los equipos tenían el sistema operativo desactualizado desde hacía años. Nos encargamos de transportarlos a un punto de conexión y los actualizamos todos.

También conseguimos descargar algunos programas educativos offline y por último donamos un disco duro de 1 terabyte al centro para que tuvieran un dispositivo de almacenaje de gran tamaño.

Retorno

De la escuela nos llevamos, sobretodo, la satisfacción de poder participar activamente en la mejora de un centro educativo tan especial, en un lugar tan necesitado de servicios educativos. También el contacto directo con los niños que, de nuevo, nos ofrecieron su cariño y alegría (alegría sin duda generada en parte por el sano ambiente del que disfrutaban en el centro). Por otro lado, conocer a toda la gente que hace posible el funcionamiento de ese lugar tan especial, especialmente Carolina y por último, disfrutar de ese pequeño rincón de la sierra llamado San Sebastián Río Hondo, donde parece que el tiempo avance a un ritmo más lento de lo habitual y dónde las lluvias no consiguen sino que aumentar la belleza del verde bosque que lo envuelve.

Sobre las donaciones.

Todos los fondos recibidos se usarán única y exclusivamente para el desarrollo y participación en proyectos solidarios y acciones de cooperación.

No precisamos gastos de alojamiento, dado que dormimos en nuestro vehículo, así como tampoco gastos de alimentación pues forma parte del intercambio de nuestras acciones.

Ayúdanos a ayudar Dona ahora

Suscríbete.

Déjanos tu correo y te enviaremos puntualmente todos los contenidos que vayamos generando durante nuestra ruta

Dona ahora

¡Gracias por ayudarnos!

Cantidad

Dona ahora

¡Gracias por ayudarnos!

Cantidad